Medicina: la tercera mayor causa de muerte en el mundo – Serena Wylde

Puede seguirnos en nuestro canal sin censura de Telegram

La ENFERMEDAD causada por medicamentos recetados y errores médicos, conocida como iatrogenia, ha sido bien documentada como la tercera causa principal de muerte en el mundo desarrollado, después de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. ¿Cuántas personas piensan en las implicaciones más amplias de esa información y la aplican como un filtro a través del cual escudriñar los consejos y recomendaciones médicas?

Tiempo atrás, antes de la plandemia, escuché un anuncio radial de servicios de recetas médicas que decía que el 52% de las personas en este país estaban en medicación permanente. No sé si esta asombrosa estadística es precisa, pero si se acerca a esa cifra, es profundamente inquietante. Indica que la enfermedad se considera la norma y la buena salud lo fuera de lo común, particularmente en el grupo de edad de más de 65 años. ¿Cuál debe ser ahora el porcentaje de personas con medicación permanente después de la campaña de miles de millones de libras para convertir a las poblaciones en drogodependientes?

Gran parte de esa campaña, como sabemos, ha sido la manipulación psicológica y mental, y una de las herramientas del arsenal es la distorsión del lenguaje, diseñada para eliminar el pensamiento racional.

El Oxford English Dictionary define la palabra terapia como ‘el tratamiento de trastornos físicos o mentales, distintos de la cirugía’. Por lo tanto, las llamadas intervenciones profilácticas, como las vacunas, no deben describirse como terapia o terapéutica, ya que se dirigen a personas sanas que, por definición, no tienen trastornos y, por lo tanto, no necesitan terapia. Combinado con la palabra gen, como en ‘terapia génica’, sugiere que nuestros genes son de alguna manera defectuosos y, en consecuencia, necesitan terapia, lo que la mayoría de la gente estaría de acuerdo en que es una abominación. Esta es la razón por la cual el idioma es importante y por qué debemos elegir nuestras propias palabras para expresarnos en lugar de las que se eligen para nosotros.

Otra parte de la campaña de lavado de cerebro ha sido convencer a las personas de que nacen con defectos fundamentales y no pueden sobrevivir sin intervenciones farmacológicas continuas desde la cuna en adelante. Este, por supuesto, es el modelo de negocio perfecto para la cadena de suministro de estas infinitas intervenciones.

‘Los pobres mueren por falta de atención médica y los ricos por exceso de intervención médica’ es la opinión del médico español Juan Gervás, coautor con Mercedes Pérez de un libro en 2013 titulado  Sano y Salvo  – Sanos y salvos. El libro desafía el modelo de salud pública de los países ricos y desarrollados que, según él, está impulsado por una búsqueda insaciable de medicina preventiva que corre el riesgo de convertirse en la ruina de la buena salud.

Se han ofrecido varias explicaciones sobre por qué los médicos y científicos han sido participantes voluntarios en este fraude, o son tan obtusos que no pueden reconocerlo. Estos van desde el miedo a la pérdida de sustento y prestigio si siguen el camino ético, hasta haber recibido un entrenamiento tan profundamente adoctrinador sobre la superioridad de la farmacología que su capacidad para percibir verdades inconvenientes está casi borrada. 

Cuando este sistema se derrumbe, como lo está haciendo por su propio peso, y comience el renacimiento, los médicos tendrán que volver a capacitarse y aprender sobre salud. Mientras tanto, debemos continuar desafiando a las instituciones que se resisten a los hechos, desde la Agencia Reguladora de Productos Médicos y de Salud (MHRA) hasta el Parlamento, para que respondan a la multitud de diferentes fuentes de datos que corroboran el daño causado por las ‘vacunas’ de ARNm.

En resumen:

1. Tenemos datos de ensayos clínicos de Pfizer que indican daños graves, extraídos de la FDA (la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU.) por orden judicial luego de la impugnación legal presentada por Public Health and Medical Professionals for Transparency.

2. Tenemos datos de farmacovigilancia nacionales e internacionales (como el Sistema de informes de la tarjeta amarilla en el Reino Unido) que muestran niveles extraordinariamente altos de informes de daños graves y muertes después de la vacunación con Covid-19.

3. Disponemos de datos de observación clínica de personas previamente sanas que se presentan en Urgencias y sus médicos de cabecera con enfermedades y lesiones después de la vacunación.

4. Tenemos datos estadísticos nacionales e internacionales que muestran altos niveles de exceso de muertes en los meses y años posteriores al lanzamiento masivo de la vacuna.

5. Tenemos datos de compañías de seguros de vida que muestran grandes aumentos en los pagos por muerte y discapacidad luego de la implementación de la vacuna, así como datos de funerarias que no muestran un aumento en las muertes en 2020, pero sí un aumento masivo luego de la implementación de la vacuna en 2021 /22.

6. Tenemos datos médico-científicos sobre los mecanismos de las ‘vacunas’ experimentales que pueden causar daño a todos los sistemas del cuerpo, así como sobre los efectos dañinos de algunos de los adyuvantes de las ‘vacunas’.

7. Tenemos datos de autopsias de muertes en un amplio rango de edades después de la ‘vacunación’.

Cualquiera de estas fuentes de datos por sí sola es suficientemente alarmante. Colectivamente, muestran una imagen compuesta de iatrogénesis a gran escala.

Fuente

esta web esta abierta al debate, no al insulto, estos seran borrados y sus autores baneados.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s