Archivo de la categoría: Economia

Regulación, socialismo y esclavismo. El secuestro de la libertad que hundió Roma – Antonio Escohotado.

Fragmento de la trilogia definitiva del pensador, doctor en filosofia,  doctor en derecho, quimico existencial, rockero, ex comunista, poliglota, freak e ibicenco de adopcion”Escota” un hombre casado con la libertad, cuyo devenir “cambiar” plasmado en sus libros a mi me ayuda a crecer cada dia.


——————————-

“Agricultura, negocios, crédito”

Los romanos cultivaron cebada y trigo, nabos, rábanos, habas, guisantes, olivos y vid en proporciones parecidas a las de cualquier comarca mediterránea sin regadío, y adormidera a título de planta medicinal. Como en Egipto, el caldo de las cabezas fue su tisana, lo mismo que el opio su aspirina. La cría de ganado no llegó a desarrollarse en gran escala, y en terrenos áridos mantenían rebaños de cabras. Los minifundistas estaban exentos de reclutamiento, y de centurión para abajo las legiones originales reunían a granjeros de tamaño medio, cuyo nivel de vida mantuvo un estatuto digno”

“e incluso al alza mientras Roma fue librando sus guerras itálicas.

El primer templo a Concordia —diosa de la paz social— se erige en 367 a. C., coincidiendo con una ley que obliga al terrateniente a emplear en sus propiedades a un número de esclavos no superior al de hombres libres. El campo quizá no se trabajaba con especial eficacia, aunque los agricultores podían vivir de él como propietarios e incluso como jornaleros. Durante un periodo próximo a los dos siglos, desde las conquistas políticas populares en la Urbe hasta acabar de someter a la vecindad, el precio de los productos agrícolas guardó una relación sostenible con los de otras cosas, produciendo estímulo para el diligente y ocupación para el indigente.
El deterioro dramático llegaría con la transformación de Roma en superpotencia, cuando una legislación imprevisora y grano regalado por países tributarios hizo menos o nada viables las granjas.

Para entonces los tribunos de la plebe habían sacado adelante la lex Claudia (218 a. C.), que prohíbe a senadores e hijos suyos cultivar el comercio, haciendo que gran parte del efectivo se invirtiese en compras de tierra. La normativa sobre proporcionalidad entre hombres libres y siervos de las explotaciones agrarias estaba en desuso, y rentabilizar dichas compras sugirió el tipo egipcio de plantación, que explota algún monocultivo con cuadrillas de centenares e incluso miles de esclavos. Italia no era el valle del Nilo, y se había puesto en marcha un proceso con dos incógnitas: una era el rendimiento del nuevo agricultor, que carecía no ya de arraigo sino de cosa remotamente parecida a familia; la otra, el reciclado del granjero pequeño y mediano, que tras vender su parcela emigró con ese respaldo a Roma y otras ciudades itálicas para abrirse camino profesionalmente.

Pero el agro dejó de consumir gran parte de los productos urbanos, y sus emigrantes no tardan en comprobar el efecto de semejante cosa en las ciudades. Por una parte estaban dejando de recibir un producto agrícola diversificado, por otra seguían llenándose de esclavos tanto más nefastos para el emprendedor humilde cuanto que sus amos profesionalizaban a todos los aptos.
Lejos de suscitar crecimiento, el resultado de ambas cosas fue una proletarización políticamente explosiva en los núcleos urbanos, añadida a una catástrofe en el rendimiento agrícola. Los rebaños de subhumanos que explotan las tierras, a menudo encadenados como los criminales de minas y galeras, sólo pueden hacerse cargo de monocultivos cerealeros, y para que su grano fuese rentable sería preciso interrumpir la competencia de cargamentos regalados por países vasallos, cosa impensable cuando los Cónsules calman a la plebe precisamente así.

Devastado material y humanamente por los nuevos latifundia, que sientan las bases para un deterioro irreversible del suelo, el agro itálico no tarda en defraudar hasta las esperanzas de sus mayores terratenientes.
Toma una generación admitirlo, sin embargo, y cuando los propietarios propietarios intenten volver a explotarlo en régimen de aparcería descubrirán que la mano de obra libre escasea y es incapaz de revertir la situación. El mercado agrícola se ha contraído, privando de capital y estímulo a quienes podrían esforzarse en mejorar la productividad, unos porque perdieron gran parte de su inversión en el modelo egipcio y otros porque ya no trabajan sus tierras.
Desde la victoria definitiva sobre Cartago (201 a. C.) —unas dos décadas después de la lex Claudia— empieza a ser evidente que la mano de obra campesina está disminuyendo en términos tanto relativos como absolutos. Cien años más tarde el campo necesitaría medidas proteccionistas, no ya para sostener la gama tradicional de cultivos sino el vino y el aceite, sus productos estelares. El tráfico de manufacturas finas —que llegan de Oriente Medio, e incluso de India y China— es una parte ínfima del total, y el intercambio se concentra en artículos de primera necesidad. El taller tampoco evoluciona hacia la fábrica, ni siquiera allí donde se agrupan físicamente varios del mismo dueño. Coordinar unos con otros para producir algún artículo de modo más económico y abundante, como ya hicieron corintios, atenienses y otros griegos, es una iniciativa ajena al empresario romano. La fábrica en cuanto tal no se le ocurre a nadie, quizá porque implica autonomizar en alguna medida el trabajo.”
“1. El tejido económico y los 16 linajes.
Los éxitos de las legiones dirigen hacia Roma gran parte del metal amonedado en el Mediterráneo, ofreciendo óptimas perspectivas financieras. Con todo, la elite que controla ese efectivo mantiene el crédito en una situación de asfixia, que sumada a la falta de exportaciones y la proporción de trabajo remunerado en especie condena a una circulación monetaria mínima, inspirando una mezcla de rigor con medidas de gracia dictadas por miedo a rebeliones populares. Ya a mediados del siglo IV a. C. cuenta Livio que «si bien toda la plebe estaba metida hasta el cuello en deudas, aceptar la propuesta del cónsul Aulo Verginio acabaría con todo tipo de crédito». El dinero se esconde cuando merman las garantías del prestamista, desde luego, pero Verginio no propuso cambiar lo básico de la legislación —que era incautar todos los bienes del deudor moroso y venderle como esclavo—, sino tan solo suprimir el derecho de los acreedores a descuartizarlo en tantas partes como deudas hubiese dejado pendientes.

Pretender que eso fulminaría «todo tipo de crédito» describe el clima reinante. Para los prestamistas griegos, fenicios y judíos el aval más seguro era algún negocio, u otro patrimonio sujeto a prenda; sus equivalentes romanos sentían tanto desprecio por la contabilidad como aprecio por la intimidación, ignoraban el préstamo comercial y alimentaban —supuestamente en beneficio propio— el defecto crónico de liquidez. Aunque los griegos nunca legislaron sobre el interés del dinero, el temor a levantamientos hace que Roma no tarde en prohibir la «usura» (una apócope de usus aureus) por el camino más razonable a “su juicio, consistente en decretar la gratuidad de todos los préstamos. El efecto de este compromiso entre senatores y populares es en ciertos casos un púdico velo, que disfraza la cuantía nominal de lo prestado —el prestatario reconoce haber recibido diez cuando recibió cinco—, y en otros una simple parálisis de la financiación[31].

El principal negocio consiste en hacerse cargo de ingresos, pagos y otras gestiones estatales mediante societates de senadores, cuyos contables hacen también funciones de “depósito y anticipo. Polibio cuenta que «toda transacción controlada por el gobierno romano se entrega a contratistas»[32], y datos muy fiables muestran que los 16 linajes (gens) más influyentes en el 367 a. C. conservaron su influencia hasta el fin de la República (31 a. C.)[33]. Lindante con lo milagroso, dicha estabilidad coincide con un sistema de monopolios tan plácido como inflexible, articulado sobre un club de proveedores para lo seguro —suministros militares, obras públicas, préstamos hipotecarios—, cuya adhesión al ritual se manifiesta en esta esfera haciéndola refractaria a toda suerte de novedades.

La rivalidad comercial parece una afrenta tan digna de castigo como la insumisión militar, y el genocidio de un pueblo ya rendido como el cartaginés parte de ese presupuesto. Roma sabe sitiar y luchar a campo abierto, no someterse a las reglas de un juego pacífico que sólo esquiva los números rojos con cambios sutiles y constantes, adaptados a cada momento.

Conquistar prácticamente toda la cuenca mediterránea reafirma su idea sobre el ocio consustancial al bien nacido, prolongada en certezas como que el Fisco vivirá siempre con comodidad gracias a tributos pagados por otros países. Forma parte de ese imaginario creer que las redes tejidas por mercaderes griegos y cartagineses pueden pasar al club de los negocios seguros sin convertir sus superávits en déficits.
IV. Las guerras sociales
La lucha de clases se recrudece en vez de mitigarse con las victorias militares, alumbrando entre 131 y 121 a. C. una primera década de agitación que no deja de ofrecer resultados positivos. El principal es que la milicia romana —y no sólo sus jefaturas— reciba parte del botín obtenido en países próximos y remotos, pues merced al reparto de terreno público promovido por Tiberio y Cayo Graco —miembros de la gens más ilustre, aunque tribunos de la plebe— «no menos de medio millón de individuos obtuvieron parcelas en Italia»[34]. Ambos quisieron crear clase media, y a ese gran éxito en tal sentido añadieron la incorporación a la política del orden ecuestre o de los caballeros, antigua clientela del patricio[35], que acabaría siendo lo más parecido a un estamento empresarial. También se propusieron crear una gran colonia en Cartago, que descargase a Roma de hambrientos y abriera en otras latitudes caminos de desarrollo pacífico.

Cabe pensar que todo habría ido a mejor si Tiberio no hubiese sido asesinado a garrotazos por un grupo de senadores y sicarios suyos, y si años después su hermano Cayo no se hubiera suicidado ante la presión acuciante del mismo enemigo. Pero el drama romano no pende tanto de lo que hagan tales o cuales personas como de que ambos bandos defiendan aspiraciones incoherentes. El lema de la facción democrática es condonar deudas y seguir prohibiendo el interés del dinero, y aunque ninguno de los Gracos crea en semejante remedio buena parte de su apoyo es populismo demagógico y les obliga a hacer acrobacias sin red. Como otros hombres benevolentes de la Antigüedad, pensaban la estructura productiva desde «una clase culta ociosa que despreciaba el trabajo y los negocios, y amaba naturalmente al agricultor que la nutría, tanto como odiaba al prestamista que explotaba al agricultor»[36].

Pensar la economía política sin reducirla a algún modelo de economía doméstica es privilegio de unos pocos estadistas antiguos, y no caracteriza desde luego a estos heroicos hermanos. Para el romano la esfera mercantil es una combinación de vileza y recovecos misteriosos, donde ninguno parece consciente de la diferencia esencial: enriquecerse produciendo objetos demandados libremente y lograrlo explotando algún monopolio o vendiendo protección.

1. Subarriendo y subvenciones. La facción democrática ha logrado consumar el reparto de tierras, ha socorrido al indigente rural con obras públicas (las primeras grandes calzadas), y ha obligado a que la nobleza comparta sus magistraturas. Sin embargo, hipoteca el futuro con dos actos de singular repercusión. Uno es subarrendar la Hacienda a contratistas privados —para «aumentar las rentas públicas», según Cayo Graco—, y otro cronificar el sistema de «raciones» representado por la annona, una requisa en principio inespecífica de víveres para atender al indigente. Este racionamiento se materializa en vales que acaban vendiéndose, y para cuando llegue la próxima guerra civil la mitad está en manos de no indigentes[37].

Se ha dado el primer paso para convertir el mercado en un economato, que no se detiene en harina o pan y se prolonga a artículos como aceite, salazones, embutidos e incluso óleos para el masaje en baños públicos, pues simboliza la victoria del populismo y cualquier líder encuentra en él un modo de atraerse a los desposeídos. Pronto el vino se subvenciona también, imponiendo a cultivadores y vinateros la carga de venderlo casi regalado. La lentitud del transporte impide esperar la llegada de remesas exteriores, y las provincias itálicas son urgidas a abastecer con sus productos a las ciudades. Pero cuando llegan cargamentos masivos desde Asia Menor e Hispania el obsequio combinado de víveres vuelve a hundir los precios agrícolas.

La anona no sólo es la mayor amenaza potencial descubierta contra la seguridad jurídica, sino una paradoja. Representa la victoria de la ciudad sobre el campo, cuando los éxitos de Roma se han debido a una milicia formada exclusivamente por granjeros de tipo medio, donde el minifundista estaba exento del reclutamiento.

Durante siglos el Senado inventó amenazas de guerra —o montó conflictos— precisamente para poder reclutar a la clase media, sometiéndola entretanto al rigor del juramento militar. Ahora los demócratas de ese estamento han creado una institución que asegura la ruina progresiva del agro propio, estrangulando por igual al granjero y a sus intermediarios.

Pasaje de: Escohotado, Antonio. “Los enemigos del comercio I.” 2008-01-01.

“Cuando la izquierda evolucione como hizo la derecha comenzaremos a entendernos en España” Antonio Escohotado – PD

PD entrevista al autor de la monumental obra ‘Los enemigos del comercio’ (Espasa)

Antonio Escohotado: “Cuando la izquierda evolucione como hizo la derecha comenzaremos a entendernos en España”

“Juan El Bautista y el comunismo del siglo XIX dicen exactamente lo mismo: la propiedad es un robo”

Su capacidad de aprender le quitó el miedo a la muerte. A los 50 años tradujo un tratado de Newton del latín porque creía que no había aprendido suficiente matemáticas. Dice detestar la mano del mediocre que intenta recortar la vida de los demás y la de aquellos arrogantes que defienden que la vida es un dogma porque el entiende el pensamiento no como un catecismo sino como puro asombro y curiosidad. Siempre del lado del hombre corriente y en contra de las academias, defiende que lo que más disfruta en la vida es aprendiendo.


Jesús Quintero, que no es dado a los elogios, ha dicho de él que es el hombre más inteligente que hay en España. Trabajador incansable, son ya legendarias su ‘Historias de las drogas’ y esta que trilogía monumental sobre ‘Los enemigos del comercio’ (Espasa) cuyo segundo volumen nos presenta en Periodista Digital. Hablamos de Antonio Escohotado.

Escohotado (Madrid, 1941) prosigue ahora el estudio que, acerca de las diferentes concepciones de la propiedad privada a lo largo de la historia, iniciara en 2008 con la publicación del primer volumen de Los enemigos del comercio.

Si en la primera parte de la obra, publicada en 2008, centraba la reflexión en el periodo comprendido entre la Antigüedad grecorromana y los años posteriores a la Revolución Francesa, el nacimiento del socialismo o la figura de Karl Marx son objeto de estudio y punto de partida de esta segunda entrega, cuya intención es reconstruir la génesis y el desarrollo de las formulaciones que, desde entonces, han tratado de volver a transformar lo privado en común.

“La plusvalía es un malentendido, no solo un concepto erróneo””Juan El Bautista y el comunismo del siglo XIX dicen exactamente lo mismo: la propiedad es un robo”

“El comercio es la alternativa a la fe y a la conquista; el comercio es jurídico y el derecho de conquista es la violación de cualquier ley de magistrado y ciudadanía. Es odio a lo que el comercio trae consigo: la incertidumbre, la suerte y el mérito”

“Roma es el origen de lo que luego será el mito de Adán y Eva: os condeno a trabajar, el trabajo es una maldición y eso lo instaura la sociedad esclavista”

“La importación de esclavos arruina a todos los emprendedores griegos porque la competencia del esclavo es una competencia desleal. La gran tragedia de aquel período es que Cartago, una sociedad eminentemente comercial, haya sido derrotada por Roma”

LA IGLESIA Y EL COMERCIO
“El Nuevo Testamento introduce el factor resignación, dice “esclavo, estate contento con ser esclavo porque eso te acerca a Dios”, eso rearma moralmente a Roma, porque lo odioso es Cartago y lo que hay que mantener es la sociedad clerical-militar. Pese a lo que dice Gibbon, el cristianismo no debilita a Roma sino que le fortalece”

“El matiz es maldito el pobre de espíritu. Pobre o rico es primero de espíritu. Sabio se convierte en un signo infamante. El código de Graciano fue un golpe durísimo para el comercio”

“Dejar que el otro sea libre es la gran asignatura pendiente de la Humanidad”

“El comunismo tiene nostalgia por el Edén de Adán y Eva”

“El comunismo es la ideología conservadora por excelencia, no quiere saber qué puede salir del cambio, quiere hacer una revolución completa para poner primeros a los últimos, no está abierto. La libertad significa un no saber, un ser humilde ante la incertidumbre”

ESPAÑA
“La memoria histórica es una colección de embustes. Vamos a imaginar que el capitán jefe de la Policía Nacional secuestra a Rubalcaba junto al presidente de la UGT, le meten ocho tiros en la cabeza y lo dejan tirado en la calle Martínez Campos. Y el señor Rajoy dice: “Que bueno que ese gusano se ha muerto”. Esto fue el asesinato de Calvo Sotelo. Y no se considera un caso de ‘casus belli’ [‘motivo de guerra’]”

“Cuando la izquierda se dé cuenta de que tiene que evolucionar como lo hizo la derecha comenzaremos a entendernos”

“Yo he sido más rojo que la muleta que un torero pero estudiar me hizo cambiar. Estudiar aplaca el odio”

Que no Rubén, que yo no bailo – José Cosín Álvarez


martes, 10 de septiembre de 2013

Que no Rubén, que yo no bailo

@Jose_cosin Abogado de Podemos

Hace meses que estamos luchando por el derecho al libre acceso al agua en La Palmilla. Es fácil describir el problema: 4.200.000 euros de deuda impuesta ilegítimamente y bajo coacciones por EMASA, la empresa municipal de agua del Ayuntamiento de Málaga que ha ahogado con su codicia a 1.800 familias de esta conocida barriada de la capital de la Costa del Sol.M

Los colectivos más humildes suelen ser los más desamparados y utilizados, y La Palmilla no iba a ser una excepción. Pedimos ayuda a las asociaciones de consumidores, y estas, después de cobrar 75.000 Euros de EMASA, han realizado para la empresa de aguas un informe jurídico a medida para que pueda justificar sus atropellos. Esos 75.000 euros harán pasar sed y hambre a las familias de La Palmilla, pero también harán pasar vergüenza tanto a los que los han cobrado como a los que se los han pagado: asociaciones, EMASA y Ayuntamiento.

Para rematar el “informe encargado”, el concejal Raúl Jiménez, responsable de esta parcela municipal, mostró su cara más falsa en una lastimosa nota de prensa sobre el caso, que obtendrá respuesta de la asamblea de afectados convocada esta semana al efecto.

En el informe jurídico elaborado por la Asociación de Consumidores FACUA para el Ayuntamiento de Málaga, y por el que como decíamos antes han cobrado 25.000 euros, se parece olvidar que todos los problemas que sufrimos surgieron de la privatización del precio del agua, que fue apoyada con entusiasmo por dicha asociación, y que ha conseguido cargarse todas las garantías que tienen los ciudadanos en el cobro de un servicio público, quedando estos a expensas de cobradores de morosos y procedimientos judiciales injustos. Sin abogados y con pruebas preconstituidas por una empresa pública y municipal creada para mirar por el bien de sus clientes y que en realidad solo actúa como una voraz recaudadora de dinero obtenido exprimiendo la sed y el hambre de los malagueños que debería asistir.

FACUA también olvida las coacciones denunciadas a sus responsables por los vecinos de La Palmilla. También han sido testigos de graves delitos cometidos por la empresa suministradora EMASA, pero FACUA ha preferido mirar hacia otra parte. Como muestra, adjunto el testimonio del joven Israel, entrevistado por la asociación y cuyo caso no parece que les haya hecho surgir ninguna duda jurídica o legal o moral o simplemente humana. Para FACUA es normal que a un chico con una disminución psíquica del 74% le obliguen a firmar un reconocimiento falso de deuda (“prescrito”, según ellos).

Me da mucha tristeza ver como los representantes sindicales viven a costa de los trabajadores, como los representantes políticos se enriquecen a costa de los ciudadanos, como las asociaciones de vecinos se venden al mejor postor y como las asociaciones de consumidores y usuarios hacen de la extorsión a instituciones y grandes empresas un rentable negocio a costa de ese propio consumidor, que cree que es ayudado cuando en realidad es utilizado para obtener suculentos beneficios económicos.

No, Rubén Sánchez, por muy portavoz que seas de FACUA, no te rasgues las vestiduras. No bailo con Luís Pineda (presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios AUSBANC y enemigo declarado del portavoz de FACUA), pero tampoco bailo contigo. El mes pasado descubrimos que cobras de fondos destinados a las mujeres paradas andaluzas y todavía no has aclarado absolutamente nada al respecto (supuestamente ensobraste para su envío 180.000 revistas para un sindicato y justificaste así el cobro de más de 10.000 euros). Y también tienes que poner en claro la relación entre tu trabajo en FACUA y tus actividades profesionales.

Nos preguntamos:

¿Qué contrato tienes con FACUA?

¿Cuánto cobras de FACUA? ¿Realizas trabajos para instituciones y/o empresas con las que también tienes relaciones por ser portavoz de FACUA? ¿Algún familiar directo tuyo?

¿Cuánto has cobrado por estas “colaboraciones”?

¿ Alguna vez has realizado “trabajos” para empresas de las que FACUA ha realizado denuncias? ¿Algún familiar directo tuyo?

Son preguntas pertinentes que cualquier consumidor se puede realizar para saber si las denuncias las realizas en nombre de los consumidores o para lucrarte personalmente. Es evidente que quien exige transparencia y honestidad debe ser el primero en ofrecerlas.

Muchas gracias, Rubén, pero yo no bailo.

Fuente

Un juez acusa a Facua de “manipular” documentos de Movistar para confundir “a usuarios y juzgados” – El Boletin

Por E.B.

Lunes 11 de julio de 2016, 00:00h
Una sentencia de un juzgado madrileño considera que la asociación de consumidores manipuló unas capturas de pantalla para intentar demostrar que la publicidad “para siempre” de Movistar estaba vigente en marzo de 2015.

El juzgado de primera instancia número 44 de Madrid ha desestimado la demanda de un abonado de Telefónica que denunció, en el marco de la demanda colectiva planteada por Facua, la ilegalidad del aumento de precio del servicio Fusión que la compañía aplicó en mayo de 2015. La sentencia considera además que uno de los documentos presentados había sido modificado por la asociación de consumidores con el fin de “confundir”.

Como parte de su argumentación, el demandante presentó una captura de pantalla de la web de Movistar, supuestamente de finales de marzo de 2015, en la que se hacía referencia a la publicidad “precios para siempre”. Sin embargo, el fallo estima que no queda demostrado que esa sea la fecha de la captura y que se trata de “documento manipulado por Facua con un uso no autorizado de la marca Movistar para inducir a confusión a usuarios y juzgados”.

Así, el juzgado señala que dicho documento no puede ser la razón fundamental para que el cliente decidiera contratar fusión, como este alega en su demanda.

Otro de los argumentos de la sentencia es que resulta “extraño” que un precio se mantenga para siempre “para un consumidor medio que un precio se mantenga para siempre con independencia de cuáles son las circunstancias y de ser este el motivo de la contratación no es lógico que la propia parte actora no exigiese que figurarse por escrito en las condiciones de su contrato”.

Además, el juez considera probado que el abonado admitió en un principio la subida de tarifas y que abonó los 5 euros adicionales desde que se comenzó a aplicar la subida, en mayo de 2015, hasta que se dio de baja del servicio, en enero de 2016: “decidió continuar con la prestación del servicio y abonó de forma consciente y voluntaria los cinco euros adicionales”, durante los ocho meses posteriores, apunta el fallo.

Por todo ello, la sentencia, fechada el pasado 4 de julio, desestima la petición de una indemnización de 190 euros que pedía el demandante y le condena a pagar las costas del proceso.

Origen: El Boletin

¿Qué es Facua? – Maria Rosa Diez

¿Qué Es Facua?

¿Qué es Facua? ¿Es una ONG? ¿Una empresa? ¿Una organización privada?

 

Cuando alguien se pregunta por qué Facua no presenta en el Registro sus Cuentas Anuales para justificar dónde van los millones que le dan en subvenciones , el portavoz de Facua dice que Facua es una ONG:

facua

facua

 

Cuando alguien le pregunta a su portavoz por su sueldo como portavoz de la “ONG” se convierte en organización privada:

 

facua

 

Cuando alguien les pide ayuda para reclamar un trámite son empresa:

 

facua

 

Pero eso sí, no les gusta que los negocios se camuflen como ONG’s:

 

facua

 

¿Es una ONG? ¿Una empresa? ¿Una organización privada?¿Alguien sabe qué es Facua?.

Origen: ¿Qué es Facua? – Maria Rosa Diez

¿Dónde está el dinero de @Facua ? – Maria Rosa Diez

Mi opinión (muy personal) es que toda organización “sin ánimo de lucro” que reciba dinero en subvenciones públicas debería de presentar Cuentas en el Registro Mercantil, para saber dónde va el dinero que le damos todos los españoles.

Facua no presenta sus cuentas oficialmente (como todas las empresas) ni mucho menos las publica. Sólo un resumen de un par de folios en su web que levantan más dudas que aclaraciones.

Veamos la “Memoria 2014″ publicada por esta organización.

En la página 4 publican que tienen 56.125 socios de pleno derecho. Es decir, que pagan:

facua

 

Si tienen 56.125 socios como anuncian  y la cuota anual de Facua está en 59 euros, deberían haber ingresado 3.311.375 euros.

Sin embargo, en la pagina 85 donde “justifican” el “Origen de nuestros recursos”, en “Cuotas de socios” dicen que han recibido sólo 285.000 euros en dichas cuotas.

 

 

facua

 

Así que, ¿dónde están los millones restantes?.

Este año han vuelto a publicar su “Memoria 2015“. Esta es incluso más “curiosa”.

En este año publican que el número de socios ha descendido, de 56.125 del año 2014 a los 55.789 de este año. (Pagina 5). Y, sin embargo, duplican los ingresos en concepto “Cuotas de socios”: 425.372 euros. (página 79). Pero eso sí, muy lejos de los 3.291.551 que correspondería a esa cantidad de socios por los 59 euros de cuota.

 

Y, para acabar, un detalle que es más que curioso.

¿Veis el concepto “Reintegro Aecosan” que aparece como gasto en las dos memorias?. Se debe a que el Tribunal de cuentas cazó a Facua cobrando dos subvenciones por el mismo trabajo (al puro estilo Urdangarín), y han tenido que devolver dichas subvenciones duplicadas.

Por cierto, como podéis ver en ambos años esta “organización sin ánimo de lucro” ha obtenido beneficios, como ellos mismos ponen en su “Memoria”.

Así que vuelvo a insistir que una organización que recibe dinero público debería presentar unas cuentas oficiales. Y, sobre todo, si publica un resúmen como les da la gana, que se ajusten a la realidad.

Origen: ¿Dónde está el dinero de @Facua ? – Maria Rosa Diez

FACUA obvia en su informe de mediación la entrevista a un discapacitado de La Palmilla forzado por EMASA a firmar una asunción de deuda – Revista El Observador

Revista de culturas urbanas.

José Heredia, padre del afectado, iniciará acciones penales en un plazo de siete días si para entonces las asociaciones no han modificado su documento

19/11/13. Sociedad. Ayer EL OBSERVADOR / www.revistaelobservador.cominformaba del caso de José e Israel Heredia. Israel sufre una discapacidad psíquica de más del 75%, pero fue obligado a firmar un documento que él no podía entender. El documento hizo que asumiese una deuda con la Empresa de Aguas del Ayuntamiento de Málaga, EMASA.

Las asociaciones de consumidores que este verano se personaron en La Palmilla para mediar en el conflicto que enfrenta a esta empresa con los vecinos contaron con el testimonio de este discapacitado, pero en el documento de mediación no se recoge su entrevista. Su padre, José, a través del letrado José Cosín, ha solicitado a estas agrupaciones, subvencionadas por el Ayuntamiento, que modifiquen el documento de mediación y que reflejen la entrevista con este minusválido. De lo contrario, iniciarán acciones penales.

ESTE verano varias asociaciones de consumidores (Facua, Al Andalus y la Unión de Consumidores) se desplazaron hasta La Palmilla “para estudiar la veracidad de las deudas reclamadas por EMASA”. La particular ‘guerra del agua’ del barrio estalló a principios de este año, cuando la empresa municipal subcontrató a Tracasa, una  sociedad navarra, para que los vecinos de la zona firmasen documentos de asunción de deudas, en muchos casos ilegítimas. Las asociaciones de consumidores, que además están subvencionadas por el Consistorio para la realización de cursos y talleres sobre el consumo de agua, también entrevistaron a José y a Israel Heredia, padre e hijo.

ISRAEL sufre una minusvalía psíquica de más del 75%. Fue forzado a firmar un documento que él no podía entender. Sin embargo, según explica el abogado José Cosín, quien ha tenido acceso a los documentos de mediación de muchos de losvecinos atendidos, en todos consta que las asociaciones de consumidores se entrevistaron con el afectado. Pero en el documento de mediación de Israel no figura ese matiz. Por ello, José Heredia ha solicitado a Cosín que inicie acciones penales contra las asociaciones de consumidores en caso de que estas no rectifiquen su informe de mediación en un plazo de siete días. Como prueba, Cosín manifiesta poseer una grabación audiovisual consentida del momento en el que Israel era entrevistado por los representantes de las asociaciones de consumidores.

EL abogado se ha puesto en contacto con las asociaciones de consumidores implicadas. “Israel fue obligado a firmar un reconocimiento de deuda sin tener capacidad de firmar ningún documento, puesto que no tiene capacidad de obrar”, explica en el correo José Cosín. Hecho que, según el abogado, “su informe desprecia”. “He recibido el encargo profesional de don José Heredia, que complementa la capacidad de obrar de su hijo Israel, de iniciar acciones penales contra Uds. debido a la mediación suscrita por sus entidades con EMASA”.

FACUA, UCE y Al Andalus tienen hasta el mediodía del próximo lunespara dar una respuesta. “No es mi intención perjudicarles”, insiste el letrado. “Quiero pensar que se ha debido a un cúmulo de circunstancias desafortunadas que Uds. no han sabido controlar, pero lo que no voy a permitir es que ayuden a EMASA a engañar a las familias más pobres de Málaga”. José Cosín explicó a esta revista que si para entonces no tienen respuesta de las asociaciones, interpondrán “laspertinentes acciones judiciales”.

Origen: Revista El Observador – Las asociaciones de consumidores obvian en su informe de mediación la entrevista a un discapacitado de La Palmilla que fue forzado por EMASA a firmar una asunción de deuda