Archivo de la categoría: Guerra Civil 1936

Queipo de Llano: “En bien de la patria y la República” – Francisco Núñez Roldán / Diario de Sevilla

Francisco Núñez Roldán 10 de agosto de 2017

Una panda de descerebrados pretende sacar de la basílica de la Macarena a alguien sin cuyo concurso es muy probable que muchas iglesias hubieran acabado chamuscadas, imágenes incluidas.

FRANCISCO NÚÑEZ ROLDÁN

Nunca me cayó bien Queipo, y la forma de gobierno republicana me parece la más justa, pero ha de saberse que con la frase de arriba terminaba el bando del general en su sublevación contra el Gobierno del Frente Popular, que no contra la República. Eso de entrada. La panda de descerebrados que pretende y quizá consiga sacar el cuerpo del militar de la sevillana basílica de la Macarena ignora o quiere que ignoremos que la rebelión se hizo en nombre de la República y, en gran parte, por militares republicanos, aunque no partidarios del Frente Popular. Es sabido que ya en 1934, bajo el brioso nombre de Revolución de Asturias, la izquierda se unió para simplemente dar un golpe de Estado contra el Gobierno legalmente constituido, y no porque hubiera una ola de desórdenes y muertes, como en primavera y verano de 1936, sino porque la CEDA, mayoritaria en el Parlamento, iba a tener tres ministros en el Gobierno: tremendo ataque a la democracia, por lo que se ve, pecado de lesa patria. Hubo que llamar incluso al Ejército para aplastar a los golpistas. En nombre de la República, como es sano recordar. Stanley Payne, en su excelente trabajo El camino al 18 de julio, habla de mantener el poder a costa de cualquier trapacería y fraude por parte del Frente Popular en marzo del 36, lo que por otra parte acaban de demostrar irrebatiblemente los profesores Álvarez Tardío y Villa García en su reciente trabajo 1936, fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular. Cómo será el libro que entre todos los santones de la historiografía autodenominada progresista no han podido arañar un ápice de veracidad a sus páginas. Sólo ataques marginales y argumentos ad hominem, ya se sabe. Léanlo y me cuentan. No estoy defendiendo a Queipo, sino indignándome contra quienes manipulan la Historia a favor de una pretendida justicia injusta.

En la reciente exposición sobre el inicio de la Guerra Civil en Sevilla, que con mapas, fotos y detalles se pudo ver en la hemeroteca hispalense, había dos cositas que llamaban la atención: una, no mostrar documento iniciático tan fundamental como ese bando de guerra de Queipo donde se habla de defender a la República. Otra, a tenor de esa ausencia, llamar a los contendientes de las luchas en el centro de la ciudad “republicanos” y “rebeldes”, cuando hubiera sido más veraz poner “gubernamentales” y “rebeldes”, por ejemplo —tal eran en aquel momento—, pues es o debe ser sabido que hasta agosto no se repone la bandera bicolor, y que casi todos los bandos de guerra de los sublevados terminaban con vivas a la República.

Pero no es novedoso ni inocente ese solapamiento del término República con Frente Popular. Recordemos que tal formación electoral fue promovida por la Internacional Comunista en los años 30 para llegar al poder formando alianzas con otros grupos de izquierdas en toda Europa. La excusa era frenar al fascismo, pero la meta era en realidad la toma del poder por los comunistas, cosa que medio se logró en Francia y casi en España. Desde luego ocurrió en el bando republicano a lo largo de la guerra. Tras la conflagración europea, en 1945, los frentes populares en los países ocupados por Rusia demostraron a la perfección para qué fueron creados, eliminando o absorbiendo a los grupos que habían ayudado a auparse a los comunistas. ¿O no? Y no hay que irse tan lejos. A quienes al final del franquismo, o tras éste, militábamos aún en el PCE se nos llenaba la boca de “democracia y libertad”, como si esas palabras nos importasen mucho en nuestro afán por la dictadura del proletariado, término que incluso los barandas comunistas europeos tuvieron que eliminar de su vocabulario. Pero en España quizá teníamos derecho al error. Moviéndonos bajo un gobierno autoritario —ya no era totalitario—, pensábamos que el enemigo de un malo tenía que ser por fuerza un mejor. El tiempo ha demostrado algo tan simple como que el enemigo de un bueno es siempre un malo, pero un enemigo de un malo puede ser un peor. En este caso, era un mucho peor.

Nunca me cayó bien Queipo, repito, pero me cae mucho peor esa cobarde y chillona harka que practica el “a moro muerto, gran lanzada”, que no pisa la iglesia pero quiere sacar de la Macarena a alguien sin cuyo concurso es muy probable que muchas iglesias hubieran acabado chamuscadas, imágenes incluidas, y que ahora, al socaire de no sé qué República, se enfrentan al indefenso fantasma de quien a su cruel manera no sólo supo defenderla frente a los desmanes frentepopulistas, sino que a la larga contribuyó al sistema político que hoy permite a esa panda de crueles progres inmunes dárselas de héroes frente a un cadáver.

© Diario de Sevilla

Leccion de historia de la Fundación Francisco Franco a la campaña pidiendo su ilegalizacion

ALGUNOS GRUPOS DE ULTRAIZQUIERDA PRETENDEN QUE SE ILEGALICE LA FNFF

Pierde fuelle el debate sobre la petición de ilegalización de la Fundación Franco

Pierde fuelle el debate sobre la petición de ilegalización de la Fundación Franco

· Para algunos sectores sociales, la defensa de la FNFF es, a día de hoy, un acto de equilibrio jurídico que no es baladí, ya que es piedra angular de nuestro sistema de libertades públicas en el seno de la Constitución, por encima de discrepancias ideológicas o de simpatías políticas

Redacción – Martes 15 de agosto de 2017, 10:17h
En los últimos días, una variedad de entidades representativas de la izquierda española ha solicitado que la Fundación Nacional Francisco Franco sea ilegalizada. Hemos seleccionado una petición específica, la del profesor universitario D. Manuel Maroto, publicada en “eldiario.es” del 9 de agosto, titulada: “La extinción de la Fundación Francisco Franco: una cuestión de interés general“, que tiene el mérito de reunir en un único documento casi todos los tópicos repetidos en estos días. A continuación expondremos uno por uno los argumentos utilizados, los analizaremos objetivamente a continuación para contribuir al esclarecimiento del debate que se suscita y si reviste realmente de un “interés nacional”.

Exponemos a cintinuación algunos de los argumentos esgrimidos por el Sr. D. Manuel Maoto y las réplicas utilizadas por los que apoyan que la FNFF pueda continuar conviviendo en nuestro Estado de Derecho, sin exclusión por razones ideológicas.

Primeramente, Manuel argumenta en que la FNFF ha afirmado que “Franco no fusiló a nadie“, y considera que esta afirmación es “impúdica“. Es obvio que Francisco Franco, en tanto que Jefe del Estado, ni fusiló a nadie, ni dictó condena a muerte alguna: las condenas no las decide el Jefe del Estado, sino la Justicia. Es una evidencia que el Frente Popular procedió a docenas de miles de ejecuciones ¿Considera D. Manuel Maroto que D. Manuel Azaña fusiló a cada uno de los ejecutados por el Frente Popular, empezando por los de Paracuellos?

En segundo lugar, D. Manuel Maroto afirma que la FNFF “intenta intimidar a cargos políticos y artistas presentando querellas infundadas“. Señalamos nuestra perplejidad ante el hecho de que un profesor universitario de derecho identifique la presentación de una querella con un intento de intimidación, y mucho más a que argumente que presentar una querella sea motivo para ilegalizarnos. ¿Exige D. Manuel la ilegalización de todas aquellas entidades que presentan querellas, o es un argumento que sólo aplica a la FNFF?

El tercer argumento de D. Manuel es que la FNFF “profiere amenazas que remiten a lo peor de nuestra historia: “Si hay que volver a pasar, pasaremos”“. D. Manuel, claro, no explica que esta frase ha sido nuestra contestación en Twitter a la expresión “No pasarán“, lanzada contra nuestra Fundación por el portavoz de En Marea en el Congreso. Para D. Manuel, que un izquierdista nos amenace con el “No pasarán” es perfectamente legal, pero que el amenazado se defienda de forma equivalente es, en su opinión, razón para ilegalizarnos.

Cuarto argumento: “La FNFF ofrece asesoría para incumplir la ley, en particular la de la Memoria Histórica“. Caben varias interpretaciones, aunque la más probable es que D. Manuel considere ilegal prestar servicios de asesoría jurídica cuando la misma tenga una interpretación de la LMH diferente de la suya. Que un profesor universitario de derecho manifieste por escrito que ofrecer asesoría jurídica contraria a sus tesis es ilegal, no puede ser tomado a la ligera. Nos imaginamos a los atribulados alumnos de D. Manuel en su próximo examen: ¿Me atrevo a explicarle que prestar asesoría jurídica es perfectamente legal, arriesgándome a un duro suspenso? ¿O finjo allanarme a su antijurídica teoría, esperando ser recompensado con un sobresaliente?

Manuel dedica casi la mitad de su texto a su quinto argumento, que resumimos en su frase: “La FNFF no persigue ninguno de los fines mencionados como de interés general en la Ley de Fundaciones“. La FNFF persigue varios de los fines relacionados en la citada Ley, como no podía ser de otra manera, pero únicamente citaremos uno: “la defensa de las víctimas del terrorismo y actos violentos“. Es de público conocimiento que el Frente Popular asesinó a decenas de miles de compatriotas, con un total de víctimas que ronda los 100.000. Esta cifra incluye 10.000 miembros de la Iglesia Católica, sumando sacerdotes y seglares, en la que ha sido la más sangrienta persecución sufrida por la Iglesia desde su fundación en todo el mundo, que ha generado miles de beatificaciones, y que es, de toda evidencia, un intento de genocidio. La FNFF tiene como una de sus señas de identidad la defensa de las víctimas que causó el Frente Popular. El que D. Manuel finja desconocerlo sólo tiene una explicación: para él, dichas víctimas no lo son, no tienen derecho a serlo. Los caídos de un bando son víctimas, pero los del otro no. El sectarismo de la izquierda española es legendario, pero D. Manuel Maroto ha traspasado los límites tradicionalmente exigidos por el decoro profesional, la recta conciencia y el respeto a las víctimas.

Sexto argumento: “La FNFF difunde el desprecio por las víctimas de la violencia“. Suponemos que D. Manuel denomina “víctimas” únicamente a los caídos del Frente Popular, y probablemente de entre ellos tan sólo a los que no cayeron en combate. La mayor parte de los caídos del Frente Popular eran españoles que dieron su vida luchando gallardamente por las ideas en las que creían. Otros fueron, como en el bando nacional, víctimas inocentes. Pero no merecen el título de víctimas los asesinos, torturadores y violadores ajusticiados por sus crímenes, como aparentemente D. Manuel piensa. Francisco Franco ofreció a los caídos del Frente Popular la mayor dignidad que estaba en su mano: la posibilidad de dormir el sueño eterno junto a los caídos de la España Nacional: hermanar vencedores y vencidos bajo la Cruz del Valle de los Caídos. Francisco Franco trató a los caídos del Frente Popular con el inmenso respeto que significa ofrecerles sepultura junto a sus propios hombres, y la FNFF, como no podría ser de otra manera, siempre ha mantenido esta actitud de reconciliación y respeto.

Demostrar la vacuidad de la argumentación de la izquierda sobre la ilegalización de la FNFF es fácil, como acabamos de ver. De la misma forma, es una obviedad que la FNFF cumple varias funciones capitales en la España de hoy, aunque sólo citaremos una: la defensa de la media España víctima del Frente Popular, que hoy yace olvidada por todos. Pero en política, casi siempre, los intereses prevalecen sobre la verdad. Por ello recordamos a la derecha cobarde que lo que está en juego no somos nosotros. Detrás de este deseo de eliminar a la FNFF del debate público están los mismos que persiguen, apedrean o detienen un autobús perfectamente legal, que abren expedientes por ‘homofobia’ a columnistas, profesores y colegios, y que presentan demandas contra periodistas que relatan asesinatos cometidos en la guerra por familiares de políticos conocidos. Y detrás de todas estas agresiones está la voluntad de destrucción de la derecha española, que no se detendrá cuando alcance estos primeros objetivos. Si cayese la FNFF, nos seguirían partidos políticos, emisoras de radio y periódicos, hasta que no quedasen más partidos y medios de comunicación que los ahora vociferantes.

La defensa de la FNFF es, a día de hoy, un acto de equilibrio jurídico que no es baladí, ya que es piedra angular de nuestro sistema de libertades públicas en el seno de la Constitución, por encima de discrepancias ideológicas o de simpatías políticas. Es la piedra de toque del respeto a la ley y a la investigación histórica de la sociedad española. Es clave para permitir el reconocimiento y homenaje público a las víctimas causadas por el Frente Popular, y conseguir la declaración de genocidio para la matanza de católicos que llevó a cabo. Pero es además un paso obligado para evitar la ilegalización progresiva de todo aquél que no se pliegue a las exigencias totalitarias de algunos sectores sociales, encuadrados en su mayor parte en la extrema izquierda.

Origen: EL MUNDO FINANCIERO

San Jorge, asesinatos y robos en la retaguardia republicana – Juan E. Pflüger / La Gaceta

CRÍMENES DEL COMUNISMO

Juan E. Pflüger  / 21 Julio, 2017
Documentos correspondientes a Causa General del A.H.N.Subdirección General de los Archivos Estatales. Ministerio de Cultura. España

Origen: San Jorge, asesinatos y robos en la retaguardia republicana

El dia en que “La Pasionaria” señalo y condeno a Calvo Sotelo

La portavoz del grupo parlamentario del PCE, Dolores IbarruriLa Pasionaria” arremetió en el congreso de los diputados contra los principales líderes de la derecha, el jefe de la CEDA, José Maria Gil Robles y el del bloque Nacional, José Calvo Sotelo, considerado como el jefe de la oposición. La Pasionaria Les culpo personalmente de los ataques violentos de Los falangistas:

“Señores de Las derechas, vosotros venís aquí a rasgar vuestras vestiduras escandalizados y a cubrir vuestras frentes de ceniza, mientras, alguien que vosotros conocéis y que nosotros no desconocemos tampoco, manda elaborar uniformes de la Guardia Civil con intenciones que vosotros sabéis y que nosotros no ignoramos”

-A Gil Robles: “Fueron tan miserables los hombres a los que usted encargo aplastar el movimiento (la revolución de Octubre), y llegaron a extremos de ferocidad tan terribles que no son conocidos en la historia de la represión en ningún país”.

-A Calvo Sotelo: “Cómplice de miserables asesinos de ahora y de antes, para vergüenza de la Republica aún no se ha echo justicia con él. Y si hay generalatos reaccionarios que, en un momenta determinado azuzados par Calvo Sotelo pueden levantarse contra el Poder del Estado, habrá soldados del pueblo que sabrán meterlos en cintura”

Tras la arrogante contestación del Sr. Calvo Sotelo, que fue considerada por los diputados de la izquierda como un ataque directo al sistema parlamentario y un manifestó a favor de la dictadura (Calvo Sotelo llega ha asegurar que no Le molesta que le considerasen “fascista”) se produjeron fuertes abucheos.

Varios diputados de la derecha aseguraron que “La Pasionaria” comento desde su escaño “este hombre ha pronunciado su ultimo discurso”. Salvador de Madariaga (Ministro de la Republica, diplomático y candidato a nobel de la paz) y el diputado de ERC Jose Tarradellas, presentes en el hemiciclo aquel día, así lo cuentan en sus memorias.

“Me acuerdo del día que Dolores Ibarruri le dijo a Calvo Sotelo aquello de «has hablado por última vez», porque yo me sentaba en un escaño muy cercano al de Calvo Sotelo”.

 Josep Tarradellas (entrevista por Pilar Urbano); Revista “Época“, nº 33; 1985; p. 26.)

“Dolores Ibarruri, la Pasionaria, del partido comunista de las Cortes, le gritó: «Este es tu último discurso» Y así fue”Salvador de Madariaga, diputado republicano en cortes; España: ensayo de historia contemporánea; 1979, pg. 384.


El día 5 de octubre,  la UGT havbia declarado la huelga general. Lerroux reaccionó proclamando el estado de guerra. Así pues, comenzó el movimiento huelguístico e insurreccional decretado por el Comité Revolucionario socialista presidido por Francisco Largo Caballero, aunque en la mayor parte del país fracasó. En Madrid destacó la inactividad, al igual que ocurrió en Extremadura, Andalucía y Aragón. En las Provincias vascongadas hubo alguna otra actividad destacada que fue rápidamente sofocada, como también ocurrió en Barcelona y el resto de Cataluña, pero en Asturias la alianza obrera triunfó.

A lo largo de la noche del 4 se suceden los ataques a los cuarteles de la Guardia Civil y de Asalto de Olloniego, Mieres, Ujo, Santullano, Turón, Sama, Ciaño, El Entrego, Barredos, Pola de Laviana y otros. Fueron enviados refuerzos urgentes a Mieres y a Sama, pero los primeros no pudieron pasar de Manzaneda, donde los de Asalto primero, y unidades del Ejército después, fueron incapaces de vencer la resistencia que varios grupos de mineros ofrecieron a su avance, y regresaron a Oviedo temiéndose lo peor. El manifiesto firmado por el Comité de Alianzas Obreras y Campesinas de Asturias lo dejaba claro:

«Tras nosotros el enemigo sólo encontrará un montón de ruinas. Por cada uno de nosotros que caiga por la metralla de los aviones, haremos un escarmiento con los centenares de rehenes que tenemos prisioneros”. Así fue. Oviedo quedó destrozado, pero hubo  insurrecciones también en el concejo de Pola de Siero, donde los comités revolucionarios de mayoría socialista atacaron y rindieron los cuarteles de la Guardia Civil, y a continuación se distribuyeron armas y se organizó la defensa. En Trubia, los obreros de la fábrica de armas actuaron con rapidez y contundencia rindiendo a la Guardia Civil y a la guarnición militar que custodiaba la factoría; en Grado, el comité de mayoría comunista dominó la población e izó la bandera roja en el Ayuntamiento; en Avilés, los insurrectos consiguieron hundir el buque Agadir en la bocana del puerto para impedir la arribada de unidades de la flota. En Luarca la localidad más poblada del oeste de Asturias, no hubo insurrección porque la Guardia Civil detuvo al comité revolucionario antes de iniciarse el movimiento.

A los tres días de iniciada la insurrección buena parte de Asturias ya se encontraba en manos de los mineros, incluidas las fábricas de armas de Trubia y La Vega que se pusieron a trabajar día y noche. En toda la provincia se organizó un Ejército Rojo, que al cabo de diez días llegó a alcanzar unos 30.000 efectivos, en su mayoría obreros y mineros. Además de los principales líderes sindicales y obreros, destacó Francisco Martínez Dutor, antiguo sargento que había participado en la Guerra de África y estaba afiliado a la UGT, el cual se convirtió en el asesor militar de la dirección revolucionaria, aunque su participación no es tan recordada como la de otros líderes.

Desde el gobierno consideraron que la revuelta asturiana es una guerra civil en toda regla, −aún desconociendo que los mineros empiezan a considerar en Mieres la posibilidad de una marcha sobre Madrid−, por lo que el gobierno adopta una serie de medidas enérgicas. Ante la comunicación de Gil-Robles a Lerroux exponiéndole que no se fíaba del jefe de Estado Mayor, general Masquelet, los generales Goded y Franco (que tenían experiencia al haber participado en la represión de la huelga general de 1917 en Asturias) son llamados para que dirijan la represión de la rebelión desde el Estado Mayor en Madrid. Estos recomiendan que se traigan tropas de la Legión y de Regulares desde Marruecos.

El gobierno acepta la propuesta de los generales Franco y Goded y el radical Diego Hidalgo, ministro de la Guerra, justifica formalmente el empleo de estas fuerzas profesionales porque eran las únicas fuerzas militares españolas experimentadas por sus combates en África, (aprovechaban con ello el pánico que causaban los soldados marroquíes). Lo cierto también es que con la utilización de esas tropas, evitaban el problema que podían crearle las posibles muertes de jóvenes peninsulares.

Pero para entender bien esta época, y en especial el tumultuario periodo que transcurre desde el 16 de febrero al 15 de junio de 1936, remitimos a la sesión parlamentaria celebrada el 16 de junio de 1936 en el Congreso de los Diputados, cuyo tema de discusión, precisamente, fue una propuesta defendida por el grupo de Gil Robles con el expresivo título de «El estado subversivo de España». Se encabezaba con las siguientes palabras: «Las Cortes esperan del Gobierno la rápida adopción de las medidas necesarias para poner fin al estado de subversión en que vive España». En su discurso enumeró, entre otros, los siguientes sucesos: «Iglesias totalmente destrozadas, 160; asaltos de templos, incendios sofocados, destrozos, intentos de asalto, 251; muertos, 269; heridos de diferente gravedad, 1.287: agresiones personales frustradas o cuyas consecuencias no constan, 215; atracos consumados, 138; tentativas de atraco, 23; centros particulares y políticos destruidos, 69; idem. asaltados, 312; huelgas generales, 113; huelgas parciales, 228; periódicos totalmente destruidos, 10; asaltos a periódicos, intentos de asalto y destrozos, 33; bombas y petardos explotados, 146; recogidas sin explotar, 78»[2].

En el Acta de la Sesión quedaron reflejadas estas cifras. No existió discrepancia alguna acerca de ellas, ni ese día ni en las siguientes sesiones, por tanto, se pueden considerar como exactas las cifras aportadas, aunque ahora, como siempre,  se quiera convencer de lo contrario.

Gil Robles era consciente de que el plan de actuación del Frente Popular estaba totalmente supeditado a las órdenes dictadas por la  Internacional Comunista. Por ellas, el Frente Popular debería suspender durante el periodo electoral la violencia contra la Iglesia, la burguesía y los políticos de la derecha, para una vez lograda la asociación con los partidos republicanos que no se habían adherido previamente al Frente Popular creado el año anterior, cumplir con el programa pensado y aprobado, regresando a las agresiones, aumentándolas, para así obtener “el dominio total del poder, al cual hay que llegar utilizando todos los medios” Al Frente Popular, en esas fechas sólo le faltaba controlar al ejército, de ahí que en la Sesión de Cortes del 16 de junio la institución castrense estuviese en “el ojo del huracán”.

El programa oficial estalinista del Frente Popular incluíala independencia del Marruecos español; la liberación de las “naciones oprimidas”: Cataluña, Vascongadas y Galicia; la confiscación de todas las tierras de la Iglesia y de los terratenientesarmar a obreros y paisanos del Frente Popularla confiscación o control de bienes y empresas y anular todas las deudas adquiridas por campesinos y pequeños comerciantes con la banca, que, en siguientes etapas, sería nacionalizada[3]. Valiéndose de los Sindicatos, movilizaban las masas adictas para lograr los fines proyectados, creando el clima propicio para dar paso a paso el último giro a la izquierda, consistente en llegar a regirse por un régimen estalinista, como bien se expresó ese deseo en el Parlamento el día de proclamación del triunfo del Frente Popular. En ese momento la Internacional fue cantada en él, puño en alto, mientras  Dolores Ibárruri, “Pasionaria“, diputada por el Partido Comunista de España, PCE, arengaba: “Hay que comenzar por encarcelar a los patronos que se niegan a aceptar los laudos del gobierno, hay que encarcelar a los que con cinismo sin igual, llenos de sangre de la represión de octubre, vienen a exigir responsabilidades (…)“.

Por si fuera poco, definió la revolución de octubre de 1934  como romántica (1500-2000 muertos y 15 000-30 000 detenidos) y acusó  a Calvo Sotelo de “azuzar a los generalitos para levantarse contra el Poder del Estado (…) el estallido de octubre, octubre glorioso, significó la defensa instintiva del pueblo frente al peligro fascista… miserables los hombres encargados de aplastar el movimiento“. (De ahí que al general Eduardo López Ochoa, no le perdonaran su misión de pacificar dicha revolución y aprovechando que, indefenso, estaba hospitalizado en el Hospital Gómez Ulla,le cortaran la cabeza, y la pasearan por el barrio). Cerró su discurso Ibárruri refiriéndose a los componentes de la oposición, con la frase “nosotros no debiéramos tolerar que se sentasen ahí”.

Resultado de imagen de cadaver de lopez ochoa

 

Por su parte, el pontevedrés José Calvo Sotelo (fundador del Bloque Nacional, grupo parlamentario que englobaba a varios pequeños partidos, y que había obtenido la plaza de diputado en Cortes siendo miembro de Renovación Española), expresó que “España vive sobrecogida (…) por todas partes, desorden, pillaje, saqueo, destrucción” y denunció que : “Se está desatando en España una furia antimilitarista que tiene su arranque y origen en Rusia y que tiende a minar el prestigio y la eficacia del Ejército español” y continua defendiéndole:  en Asturias se ha asesinado y torturado por cientos a hombres indefensos. Se ha robado, se ha incendiado”.

“La Pasionaria” entonces, gritando sin tener turno oratorio, advirtió a Calvo Sotelo que era la última vez que hablaba en el Congreso: “Este es tu último discurso”. Calvo Sotelo, respondió, dirigiéndose al presidente que acababa de recriminarle por su percepción acerca del significado del ejército, solicitando que rectificase“Yo tengoseñor Casares Quiroga, anchas espaldas (…) Lo repito: mis espaldas son anchas; yo acepto con gusto y no desdeño ninguna de las responsabilidades que se puedan derivar de actos que yo realice, y las responsabilidades ajenas, si son para bien de mi patria y para gloria de España, las acepto también (…) Señor mi vida podéis quitarme, pero más no podéis. Es preferible morir con gloria a vivir con vilipendio”.

En la sesión parlamentaria del 1 de julio de 1936, el diputado socialista Ángel Galarza Gago ratificó la amenaza de la Pasionaria, legitimando el empleo de la violencia contra Calvo Sotelo por “erigirse en jefe del fascismo y querer terminar con el Parlamento y los partidos”. Galarza continuó su discurso dirigiéndose a Calvo Sotelo:  Pensando en Su Señoría, encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida”. Los diputados de centro y derecha protestaron con fuerza. En el tumulto originado se oyó a la Pasionaria gritar “hay que arrastrarlos”[4] Fieles discípulos de sus maestros, Galarza, el creador del cuerpo de  Guardias de Asalto, imitó a Pablo Iglesias Posse, quien, en el mismo lugar el 7 de julio de 1910, se había dirigido a Antonio Maura,  líder de los conservadores, con estas palabras: “Hemos llegado al extremo de considerar que antes que su Señoría suba al poder debemos llegar al atentado personal“. Y cumplidores de su palabra, 15 días más tarde el militante socialista Manuel Posa Roca hirió con dos disparos a Antonio Maura. No se encontró, o no se quiso encontrar, relación directa entre Pablo Iglesias y el frustrado magnicida. Así pasará con el de Calvo Sotelo hasta que muchos años después los historiadores saquen a la luz los hechos.

De los motivos iniciales, Núñez Morgado refiere lo siguiente: «En Madrid, como en toda España, ya lo hemos repetido, todos los días tenían lugar atentados y crímenes. En el entierro de un Guardia Civil, en los primeros días de julio, cayeron heridos a bala varios jóvenes derechistas que acompañaban el féretro. Entre otros, el joven Andrés Sáinz de Heredia, a quien se supuso, con fundamento, que había caído derribado por bala disparada por el Teniente de los Guardias de Asalto, señor Castillo ardoroso militante marxista e instructor de las milicias social comunistas. Amigos de aquél buscaron compensación en la venganza. Y en nueva réplica de odio y venganza el capitán Femado Condés creyó el momento de vengar a su colega Castillo.

El 14 de julio estaba convocada otra sesión en las Cortes. En ella, Calvo Sotelo seguiría defendiendo tanto la necesidad como la aptitud de las fuerzas armadas españolas, pero no le dejaron. En la madrugada del 13 de julio, José Calvo Sotelo  fue obligado a salir de su domicilio, siendo asesinado, a continuación, por un grupo de milicianos socialistas gubernamentales, miembros de “La Motorizada” vinculados al político Indalecio Prieto. Entre ellos, su escolta, el capitán de la Guardia Civil Fernando Condés y quien fue su guardaespaldas Luis Cuenca Estevas, autor material del asesinato y con anterioridad del de Matías Montero.

La importancia de este hecho la reflejó el propio Indalecio Prieto en “El Liberal” de ese mismo día: “La trágica muerte del Sr. Calvo Sotelo servirá para provocar el alzamiento (…) Será una batalla a muerte, porque cada uno de los dos bandos sabe que el adversario si triunfa no la dará cuartel.”

Fuente: La tradicion viva

El golpe de los generales – VerdadesOfenden / La Tribuna del País Vasco

[Img #9294]
En el centro de la imagen, Modesto y Negrín

 

Veo en la narración que durante estos 40 años en democracia se nos has hecho de las desventuras democráticas en la II República, asaltada por aquellos militares golpistas, una serie de hechos sobradamente documentados que no acaban de encajar con lo que tenemos por cierto. Y no sin cierta sorpresa, ya que en esta sociedad 2.0, con las fuentes originales digitalizadas, esto no se hace, manteniendo un discurso oficial cargado de tópicos que no se sostienen ni ayudan a entender y comprender quiénes y cómo fueron nuestros abuelos ni las razones por las que se pelearon.

Si no me fallan los números, los datos públicos y mi buen juicio, a mí me sale una cifra de cinco golpes de Estado en apenas seis años, lo que además de ser una barbaridad muy poco democrática, es algo que nadie nos cuenta. Una realidad que, créanme, les confieso que me preocupa. España es líder en Europa en no leer libros, y quizás por ello la historia esté tan desvirtuada. Les cuento lo que he leído por si he de corregir el relato. Veamos:

14 de Diciembre de 1930 

El capitán Galán inicia un pronunciamiento militar en la ciudad de Jaca que ha de traer la II República. Orquestado desde el “Pacto de San Sebastián” firmado en agosto, y coordinado desde el Comité Revolucionario Nacional, Galán inicia un plan de sublevación general, apoyado desde el PSOE, la CNT y la UGT, que reforzarán la sublevación con una huelga general, instrumento antisistema y golpista preferido para levantar a las masas y asaltar el poder, como en octubre de 1917 en Rusia.

La asonada es disuelta en apenas unas horas tras cuatro cañonazos por fuerzas gubernamentales leales a la Corona. A media mañana del domingo 14 de diciembre de 1930, el Consejo de Guerra condena a los capitanes Galán y García Hernández a la pena capital. En 2 horas se consuma todo. Galán rechaza confesión y grita la orden de fuego. La II República ya tiene a sus dos primeros mártires.

En una operación dirigida por el general Mola son detenidos y hechos presos los líderes golpistas socialistas y republicanos que habían firmado el pacto para forzar la renuncia de Alfonso XIII y formar un gobierno liderado por Niceto Alcalá Zamora (derecha republicana), Alejandro Lerroux (Partido Radical), Manuel Azaña (Acción Republicana) y Álvaro de Albornoz (radical socialista) junto con Largo caballero, Indalecio Prieto y Fernando de los Ríos por el PSOE.

Resultado de imagen de capitan galan jaca

13 de abril de 1931

Las elecciones municipales celebradas en toda la nación arrojan unos resultados confusos. El ministro de la Guerra Berenguer cursa telegrama a todas las capitanías adelantando los primeros datos recabados: victoria de los republicanos en las grandes ciudades, un hecho cierto que no desvirtúa que los monárquicos habían ganado por mayoría absoluta en todo el Estado. Pero los resultados oficiales jamás se publicarán.

El ministro de Estado Romanones pregunta al general Sanjurjo (republicano) si podría responder de sus fuerzas para controlar desórdenes. “Hasta ayer por la noche podía contarse con ella”. Todo lo que obtiene el conde de Romanones de Alcalá Zamora es que se respetará la vida del Rey. Solo unos pocos ven el error. “El Rey se equivoca si piensa que su alejamiento y pérdida de la Corona evitarán que se viertan lágrimas y sangre en España. Es lo contrario, señor”, advierte de la Cierva al Rey, pero este se exilia para evitar derramamientos de sangre.

Apenas un mes después de dicha proclamación, ardían en España cientos de templos cristianos a manos de turbas marxistas. “Ni todos los conventos de Madrid valen la vida de un republicano” dirá el presidente del gobierno, a la sazón Manuel Azaña, cuando se le pidió que detuviera los saqueos. Había comenzado la II República.

Resultado de imagen de madrid quema de iglesias

Enero de 1933

Los sindicatos ferroviarios anarquistas CNT convocan huelga general en todo el territorio nacional. La ley de expropiación forzosa de latifundios está en el alero. Se proclama el comunismo libertario en diferentes poblaciones, y hay choques con las fuerzas de orden público en multitud de ciudades y pueblos, colocación de bombas, explosiones y asesinatos. En Casas Viejas es asaltada la casa cuartel de la Guardia Civil. La represión que se desata será terrible. La izquierda gana 26 mártires en su camino inexorable hacia la revolución.

Resultado de imagen de casas viejas

Octubre de 1934

Tras las elecciones de noviembre de 1933, ganadas por las derechas gracias al temido voto de la mujer, al que se opuso con firmeza Prieto o Nelken, la izquierda más bolchevique, representada por el secretario general del PSOE, Largo Caballero, “El Lenin español”, decide no posponer más la revolución proletaria que 17 años antes Lenin ha logrado en Rusia.

3 de enero de 1934. “El Socialista publica”: “No puede haber concordia. Atención al disco rojo”, dando estado oficial al proyecto revolucionario.

El 27 de septiembre de 1934, el editorial de “El Socialista” publica: “Las nubes van cargadas camino de octubre: repetimos lo que dijimos hace meses: atención al disco rojo. El mes próximo puede ser nuestro octubre. Nos aguardan jornadas duras. La responsabilidad del proletariado español y sus cabezas será enorme. Tenemos nuestro ejército a la espera de ser movilizado y nuestros planes de socialización.”

El levantamiento se produce el 5 de octubre de 1934 tras declararse otra huelga general por la UGT en todo el territorio nacional. Companys declara la independencia en Cataluña. Aunque la revolución es controlada, se enquista en Asturias, a donde envían a Franco para resolver la rebelión. El 18 de octubre de 1934, el líder socialista Belarmino Tomás pacta con el general López Ochoa la rendición revolucionaria. Los daños en Oviedo, semidestruida, son inmensos. La biblioteca es volada por los aires, perdiéndose más de 80.000 volúmenes. Mueren cerca de 1.000 personas, y hay casi 30.000 detenidos. La Generalitat catalana se suspende y los líderes que no huyen son encarcelados. Se detiene y encarcela a los principales dirigentes del PSOE como Prieto y Largo Caballero. La izquierda de nuevo se instala en el victimismo y reclama la amnistía. Será el lema de las elecciones de febrero de 1936.

Resultado de imagen de asturias 1934

16 de febrero de 1936

Las izquierdas, agrupadas en el “Frente Popular”, repiten la misma estrategia del 14 de abril de 1931, y declaran la victoria unilateralmente. En paralelo se están produciendo violaciones sistemáticas en colegios electorales y saqueos de urnas. Las Juntas Provinciales del Censo se ven impedidas a dar datos ante la ofensiva popular que reclama amnistía y el poder por la violencia (los datos oficiales jamás se publicarán).

Algunos gobernadores civiles, huyen. Las hordas secuestran las actas electorales. A partir del día 20, el Frente Popular hará el resto desde la Comisión de Validez de actas parlamentarias, anulando las de las provincias donde las derechas habían triunfado. Alcalá Zamora lo contará todo en sus memorias (secuestradas durante 70 años) y en la entrevista al “Journal de Geneve”, publicadas ya en 1937.

El 5 de marzo de 1936, Mundo Obrero, órgano de prensa del PCE, decía: “exigimos el reconocimiento de la necesidad del derrocamiento revolucionario de la dominación de la burguesía y la instauración de la dictadura del proletariado en la forma de soviets”. Se incrementó la censura de prensa y la detención y asesinato de líderes de la oposición. El estado de pre-revolución en que se había sumido España lo narraba Gil Robles en Cortes el 15 de julio, tras el asesinato de Calvo Sotelo:

“Desde el 16 de junio al 13 de julio, inclusive, se han cometido en España los siguientes actos de violencia, habiendo de tener en cuenta los señores que me escuchan que esta estadística no se refiere más que ha hechos plenamente comprobados y no a rumores que, por desgracia, van teniendo en días sucesivos una completa confirmación: Incendios de iglesias, 10; atropellos y expulsiones de párrocos, 9; robos y confiscaciones, 11; derribos de cruces, 5; muertos, 61; heridos de diferente gravedad, 224; atracos consumados, 17; asaltos e invasiones de fincas, 32; incautaciones y robos, 16; Centros asaltados o incendiados, 10; huelgas generales, 129; bombas, 74; petardos, 58; botellas de líquidos inflamables lanzadas contra personas o casas, 7; incendios, no comprendidos los de las iglesias, 19. Esto en veintisiete días. Al cabo de hallarse cuatro meses en vigor el estado de alarma, con toda clase de resortes el Gobierno en su mano para imponer la autoridad”.

El 17 de julio de 1936,  se alzó mi abuelo con sus compañeros de armas buscando defenderse de la revolución de los soviets.

..Ganaron.!

Imagen relacionada

Origen: El golpe de los generales — La Tribuna del País Vasco

La Sanjurjada – Julio Domínguez Arjona


                 El general Sanjurjo y el el general Garcia de la Herranz por las calles de Sevilla tras el golpe

JULIO DOMÍNGUEZ ARJONA
10 de Agosto  de 2014

 

Se conoce como La Sanjurjada al fallido golpe de Estado que intentó parte del ejército español  tal día como hoy, 10 de agosto de 1932 contra la II República, liderado desde Sevilla por el general Sanjurjo. Constituyó el primer levantamiento de las Fuerzas Armadas contra la República desde su instauración en 1931, y su fracaso convenció  a muchos políticos  republicanos de que el peligro de las conspiraciones había pasado y la aceptación de la República era definitiva. . El tiempo demostró que estaban equivocados .-

Sanjurjo se sublevó en Sevilla la mañana del 10 de agosto de 1932, con un resultado de 10 muertos y 18 heridos el pronuncimiento fue un exito en Sevilla, pero fracasó en Madrid, pues un telegrafista los puso sobre aviso .En Madrid el golpe tuvo un desenlace muy distinto y constituyó un fracaso desde el principio: el Presidente del Consejo de Ministros, Manuel Azaña, y su gobierno ya conocían el plan , y la mayoría de militares rebeldes fueron detenidos después de un breve combate en la Plaza de Cibeles.  Tras la capital, ninguna otra ciudad secundó el golpe.-

Siempre he pensando si  el golpe encabezado por Sanjurjo  hubiese sido un exito , ( en parte lo fue ) se habria  producido un regimen transitorio de regencia que hubiera dado paso a la instauracion de una monarquia parlamentaria .y de paso nos habriamos ahorrado, años de guerra , un millón de muertos y muchos años de odio irreconciliables.-

Mientras tanto, en Sevilla los comunistas y los anarquistas reaccionaron rápidamente y declararon una huelga general que Sanjurjo no pudo controlar. Cuando vio todo perdido, sus seguidores le recomendaron que huyera a Portugal, siendo  detenido en Ayamonte (Huelva) cuando trataba de pasar la frontera. Tras el desconcierto que reinó en la ciudad cuando el golpe se vino abajo, la respuesta marxista popular, no se hizo esperar y al dia siguiente del fracaso de la intentona golpista le pegaron fuego al  Circulo Labradores, al Circulo Mercantil , ( como ven en la foto superior de la calle Sierpes )  entre otros . amen de las habituales manifestaciones, tumultos diversos atentados a templos y casas particulares .-

Tras el golpe, la depuracion tras este fracasado pronunciamiento fue la  suspensión e incautación de 114 periódicos , deportaciones de mas 138 personas  a Villa Cisneros ; mas de 300 detenidos en Madrid y 145 procesados. En Sevilla fueron un total de 145, asi como la destitucion , de jefes, oficiales de la guarnición de Sevilla asi como la el desarme y disolucion de la Guardia Civil y Asalto de nuestra Capital. Incautación de las fincas propiedad de los implicados. Sanjurjo, fue en un primer momento  condenado a muerte, y posteriormente, tras su indulto por iniciativa del Presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora, pasó una temporada en el penal de El Dueso, exiliándose finalmente en Estoril (Portugal). –

Sanjurjo, junto con los generales Emilio Mola, Francisco Franco y Gonzalo Queipo de Llano, comenzó a trazar planes para derrocar el gobierno del Frente Popular., en un segundo golpe que al no triunfar en toda España  desencadeno la Guerra Civil .  Curiosamente, los dos primeros murieron en sendos accidente de aviación , casualidades de la vida .-


EFECTOS DE LA SANJURJADA
          
11 de Agosto de 2016 

Tras publicar ayer en la sección “Tal Dia Como Hoy “,  La Sanjurjada , un lector ha tendio a bien remitirme esta curiosa foto superior de lo que ocurrió tal dia como hoy el 11 de Agosto de 1932 y concretamente en la Palmera , la atacada casa de Luca de Tena , envuelta en humo ( obra de Anibal González, y conocida popularmente por “el cuarto de kilo de la plaza de España” ) .-

En  la noche del 10 de agosto, Sanjurjo conocedor del del fracaso, de su intentona de golpe  el centro de la ciudad ya estaba ocupado por las masas obreras. Al día siguiente comenzaron  las venganzas que no se hicieron de esperar .-El balance fue de un guardia civil muerto, en el intento de asalto a la cárcel del Pópulo; tres civiles heridos, varios intentos de asalto a casas particulares; los incendios de los locales del Nuevo Casino , Círculo Mercantil y Círculo Labradores, de los chalets de Luca de Tena ( foto superior ) y Villa Casa Blanca, que quedó  totalmente destruida y  saqueada, sin que las autoridades hicieran nada por evitarlo.-

También fueron dañados de diferente consideración, las iglesias de San Ildefonso, San Juan de la Palma y San Martín, las dos últimas por las masas obreras . Todos los edificios citados fueron ocupados por la multitud, sus bienes destruidos y arrojados a la calle, sin que las autoridades hicieran nada para evitarlo .-

Una especie de preludio, o ensayo general de lo que ocurriría en Sevilla cuatro años después con resultado diferente .-

Correo electrónico del autor: Pulsar aquí

Pagina diseñada y administrada por Julio Domínguez Arjona .
Copyright ©  Texto Julio Domínguez Arjona  Prohibido expresamente cualquier reproducción  total o parcial de las fotos , y textos sin autorización expresa y escrita del autor

Origen: LA SANJURJADA

¡A Paseo! – Rafael Alberti  (agosto 1936)

El Mono Azul. Hoja semanal de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura

Resultado de imagen de El Mono Azul rafael alberti

Madrid, agosto 1936, número 1, página 7

Rafael Alberti

¿Y el joven filósofo Eugenio Montes, catedrático por suplantación a fuerza de párrafos alemanes aprendidos de memoria, y que jamás, y por fortuna, nunca llegó a pisar su clase? ¿Qué se hizo de su brillante verborrea neofascista? ¡Ay, el genio del banquete de las catorce duquesas cuando vino de Roma! Defensor ínclito de la religión católica y sus más puras esencias; de la familia –esto sobre todo–, ya que la suya quedaba al cuidado benéfico de los amigos, mientras él, nuevo Chateaubriand de yeso y bilis, recorría Europa clamando por el sacrosanto orden destruido por el furor marxista. ¿Qué se hicieron de sus crónicas, a tantos marcos, de Goebels, encanto de lo más fino y escogido de la buena sociedad histérica y peripatética?

Lloraba el esplendor del Imperio español –Felipe II, Carlos V, &co., sin conocer los más elementales rudimentos de historia. ¿Pero qué importa? Una «crisis de conciencia», ¿quién no la tiene? Después de haber querido ser diputado socialista por Orense, después de haber incendiado el quiosco de El Debate, tiene un momento de lucidez y advierte que hay marcos de Goebels, liras de Mussolini, duquesas en España y efebos en todos los países. ¿Quién no se conmueve?

Don Miguel de Unamuno, no. Esa especie de fantasma superviviente de un escritor, espectro fugado de un hombre, se alza, o dicen que se alza, al lado de la mentira, de la traición, del crimen. Unamuno fué siempre propenso a meter la débil agudeza de su voz en aparentes oquedades de máscara. Máscara Don Quijote, para él. Máscara el Cristo de Velázquez. La autenticidad del escritor revelaba entonces dignamente el secreto trágico de tales nobles mascaradas. Pero ahora no es una voz en grito angustiado de tragedia la que viene a decirnos su palabra. Es algo terrible para él, angustioso de veras para la dignidad humana de la inteligencia. Es la más dolorosa de todas las traiciones: la que se hace el hombre a sí mismo por la más innoble de las cobardías; la que reniega, rechaza, abomina de la excelsa significación de la palabra, de la vida, de la independencia, de la libertad. Esta horrible mentira, encarnada entre los labios del superviviente Unamuno, ¿qué nueva perspectiva sangrienta y amarga nos abre ante su pasado, manchándolo y envileciéndolo quién sabe durante cuánto tiempo ante las generaciones futuras?

Origen: ¡A Paseo! Eugenio Montes, Miguel de Unamuno, El Mono Azul, agosto 1936

"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" Diderot. / "El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión" Ruskin – (Bitácora-Biblioteca virtual y PERSONAL, recopilatória de aquellos artículos que despiertan mi interés)

A %d blogueros les gusta esto: